«La Eucaristía es el centro y la vida que anima nuestra existencia y la de nuestra Congregación».

Constituciones
13

«Vivimos cada aspecto de nuestra proyección y actuación dentro de la Iglesia en unión con la Virgen María».

Constituciones
11

«Buscamos con toda nuestra conducta ser imagen de Cristo en cuanto a su señorío».

Constituciones
5

«El «Ecce Mater tua» lo predicamos siempre, lo escribimos y enseñamos».

Constituciones
5

Hijas de la Sagrada Familia

«La Eucaristía es el centro y la vida que anima nuestra existencia y la de nuestra Congregación».

Constituciones
13

«Vivimos cada aspecto de nuestra proyección y actuación dentro de la Iglesia en unión con la Virgen María».

Constituciones
11

«El «ecce Mater tua» lo predicamos siempre, lo vivimos y enseñamos».

Constituciones
5

«Buscamos con toda nuestra conducta ser imagen de Cristo en cuanto a su señorío».

Constituciones
5

«Al pie de la cruz la maternidad de María se hace don para nosotras con las palabras: «He ahí a tu Madre». Por ello, nuestro carisma consiste en desvivirnos por dar a conocer, defender, inculturizar, propagar y dar a toda gente, raza, pueblo y nación el amor que Ella profesa por cada uno de sus hijos y enseñar, a su vez, el amor, la honra y la gloria que, en consecuencia, le debemos y que espera Dios que le tributemos desde el momento en que nos la dejó como herencia en la cruz».

Constituciones #90

Nuestros Pilares

AMOR A LA EUCARISTÍA

Centro y vida de nuestra Congregación

AMOR A LA VIRGEN

Atiende al amor que le debemos a nuestra Madre

AMOR A LA VERDAD Y AL SANTO MAGISTERIO

Estamos firmemente ancladas a la Verdad

AMOR A LA CRUZ

Jesús crucificado nos mueve a una generosa correspondencia

AMOR AL PAPA Y A LOS SACERDOTES

Nuestro celo apostólico es, principalmente, por ellos

AMOR A LA SANTIDAD

El trabajo por la perfección nos exige seguir e imitar el ejemplo de los santos

AMOR A LA MISIÓN

Recibimos el llamado a vivir como apóstoles infatigables del Evangelio

«Al pie de la cruz la maternidad de María se hace don para nosotras con las palabras: «He ahí a tu Madre». Dotadas de la inmensurable gracia de tener por Madre a la misma Madre de Dios nos corresponde vivir como verdaderas hijas de Ella y testimoniarlo al resto de sus hijos. Por ello, nuestro carisma consiste en desvivirnos por dar a conocer, defender, inculturizar, propagar y dar a toda gente, raza, pueblo y nación el amor que Ella profesa por cada uno de sus hijos y enseñar, a su vez, el amor, la honra y la gloria que, en consecuencia, le debemos y que espera Dios que le tributemos desde el momento en que nos la dejó como herencia en la cruz».

Constituciones #90

Nuestros Pilares

 

 

 

 

AMOR A LA EUCARISTÍA
Centro y vida de nuestra Congregación

 

 

 


AMOR A LA VIRGEN
Atiende al amor que le debemos a nuestra Madre

 

 

 

 

 

AMOR A LA VERDAD Y AL SANTO MAGISTERIO
Estamos firmemente ancladas a la Verdad

 

 

 

 


AMOR A LA CRUZ

Jesús crucificado nos mueve a una generosa correspondencia

 

 

 

 


AMOR AL PAPA Y A LOS SACERDOTES

Nuestro celo apostólico es,
principalmente, por ellos

 

 

 

 


AMOR A LA SANTIDAD

El trabajo por la perfección nos exige seguir e imitar el ejemplo de los santos

 

 

 

 


AMOR A LA MISIÓN

Recibimos el llamado a vivir como apóstoles infatigables del Evangelio

12º Aniversario de nuestra Familia Religiosa

Nuestra vida contemplativa

Vida Consagrada

Nuestra Familia Religiosa

Rama Misionera Activa

Nuestras religiosas misioneras activas, en sus apostolados, tienen la misión de promover la adoración perpetua.

Además, deberán estar íntegramente preparadas para desenvolverse en cualquier campo de acción donde se pueda llevar a cabo la evangelización según el carisma. Allí donde se pueda ser María y se pueda enseñar a serlo, allí estará una Hija de la Sagrada Familia.

Rama Contemplativa

Nuestras religiosas contemplativas desde la adoración perpetua interceden ante Jesús Sacramentado, consumiendo sus vidas en un sacrificio incesante para que todas las almas alcancen la conversión y la salvación, para sostener las obras apostólicas que se llevan a cabo fuera de la clausura por los otros miembros de la Congregación, para ofrecer a Dios alabanza, reparación, acción de gracias, honor y gloria por medio de la vocación específica que han recibido.

Tercera Orden Secular

Nuestra Congregación da apertura a la participación de los fieles que quieran hacer parte de nuestra Familia Religiosa para entregarse a la labor evangelizadora de la sociedad, desde el estilo de vida que desempeñan. Son laicos que aspiran vivir nuestra Espiritualidad y Carisma y, por ello, se comprometen a integrar la Familia religiosa de las Hijas de la Sagrada Familia por medio de vínculos que les permitan participar de distintas actividades.

Nuestra Familia Religiosa

Rama Misionera Activa

Nuestras religiosas misioneras activas, en sus apostolados, tienen la misión de promover la adoración perpetua.

Además, deberán estar íntegramente preparadas para desenvolverse en cualquier campo de acción donde se pueda llevar a cabo la evangelización según el carisma. Allí donde se pueda ser María y se pueda enseñar a serlo, allí estará una Hija de la Sagrada Familia.

Rama Contemplativa

Nuestras religiosas contemplativas desde la adoración perpetua interceden ante Jesús Sacramentado, consumiendo sus vidas en un sacrificio incesante para que todas las almas alcancen la conversión y la salvación, para sostener las obras apostólicas que se llevan a cabo fuera de la clausura por los otros miembros de la Congregación, para ofrecer a Dios alabanza, reparación, acción de gracias, honor y gloria por medio de la vocación específica que han recibido.

Tercera Orden Secular

Nuestra Congregación da apertura a la participación de los fieles que quieran hacer parte de nuestra Familia Religiosa para entregarse a la labor evangelizadora de la sociedad, desde el estilo de vida que desempeñan. Son laicos que aspiran vivir nuestra Espiritualidad y Carisma y, por ello, se comprometen a integrar la Familia religiosa de las Hijas de la Sagrada Familia por medio de vínculos que les permitan participar de distintas actividades.

Nuestro escudo

I. Ecce Mater tua

Para nosotras, estas palabras expresan la divina llamada a una vida particular dentro de la Iglesia.

II. El Corazón

Desde la cruz, Cristo ha entregado a cada Hija de la Sagrada Familia el Corazón de su Madre para que viva apropiada de él.

III. Flagelos, corona de espinas y clavos

Al interior del corazón Inmaculado aparecen los instrumentos de la Sagrada Pasión y, precisamente, se hallan dentro por la necesidad que tenemos de verlo todo a través de la Virgen.

IV. Las cuatro gotas de sangre

Representan los cuatro votos que profesamos. Brotan del corazón Inmaculado porque en Ella encontramos el modelo perfecto de esposa de Dios.

V.  «JHS»

Estas siglas se graban dentro del Corazón de la Santísima Virgen para recordarnos que Jesús habitó en su seno. 

VI. La Cruz

La cruz está en el centro del escudo, tal como debe estar en el centro de nuestra vida.

VII. Estola sacerdotal

Significa nuestro amor al sacerdocio, manifestado, de manera especialísima, en nuestra vida de oración y sacrificio.

VIII. El Rosario

Se descubre la vocación misionera de cada Hija de la Sagrada Familia, por la cual nos apresuramos a dar una respuesta generosa.

IX. Las siete espadas

Representan el ansia que llevamos de expandir el carisma.

X. La Corona

La Virgen debe reinar en el mundo entero, todos los elementos del Carisma se ponen al servicio de este gran ideal.

XI. Lirio (San José)

El lirio simboliza la paternidad espiritual de san José hacia nosotras. Nadie como Él nos da ejemplo más verídico de cómo ser consagradas a nuestro Señor Jesucristo y a su Madre Santísima

«Predicamos con la palabra, la escritura y con la vida misma, todas las verdades de fe que profesa la Iglesia al hablar de María»