Esclavitud Mariana

Es este el voto que describe nuestra espiritualidad, consiste en una entrega total de amor que se hace libre y voluntariamente. Es también llamada esclavitud de la voluntad, considerada, por San Luis María Grignion de Montfort, como la más perfecta para ofrecer a Dios, en la que nos consagramos totalmente a la Santísima Virgen, a fin de pertenecer más perfectamente a Jesucristo.
María es nuestro modelo para llegar a imitar las virtudes de Nuestro Señor Jesucristo, Ella va delante de nosotras llenándonos de esperanza para que lleguemos a amar verdaderamente a Dios como Ella lo hizo, guardando y cumpliendo en todo momento Su Palabra en el corazón. María es, sobre toda creatura humana, la obra perfecta del Espíritu Santo, que quiere que todos los hombres, viéndola a Ella y siguiendo su ejemplo, podamos llegar a ser verdaderos discípulos de Cristo.
Hacemos todo por María, con María, en María y para María, para hacerlo más perfectamente por Jesús, con Jesús, en Jesús y para Jesús.